Demencia y ruido: Caso de estudio en Århus

El envejecimiento saludable de la población (España es uno de los países con mayor esperanza de vida del mundo) trae consigo no solo un cambio demográfico, sino también desafíos de condiciones sanitarias relacionadas con la edad, entre las que se encuentran la pérdida de audición y la demencia.

Investigación Artículo Entornos sanitarios Cuidado de ancianos

En el artículo Ruido y edad, se habla de pérdida auditiva y demencia, y de cómo esta tiene un gran impacto tanto en cómo nos relacionamos con otras personas como con los espacios donde desarrollamos nuestras vidas.

 

¿Cómo influye el acondicionamiento acústico en gente mayor y/o con demencia?

Se dice de las personas que padecen demencia, que la audición es, de todos los sentidos, el que tiene un mayor impacto en su calidad de vida, ya que por norma general sufren de extrema sensibilidad al ruido. Esto puede conducir a confusión, ansiedad y aumento de los niveles de estrés. Además, las reacciones fisiológicas al ruido pueden provocar aumento del ritmo cardíaco, presión arterial y fatiga.

Un buen acondicionamiento acústico debería aumentar el confort y potenciar las capacidades cognitivas de las personas con discapacidad auditiva y demencia, para así facilitar las tareas diarias y reducir el riesgo, en entornos ruidosos, de por ejemplo, no escuchar y/o entender anuncios importantes o alarmas de emergencia.

 

Intervención acústica en una clínica de demencia en Århus (Dinamarca)

Con el objeto de investigar qué impacto tiene el entorno acústico en una clínica de demencia, se realizó un estudio en una clínica en Århus (Dinamarca). El estudio fue parte de un proyecto conjunto de Ecophon con la Universidad Técnica de Dinamarca (DTU).

La sala de estudio es una consulta donde los médicos llevan a cabo pruebas cognitivas para diagnosticar si el paciente tiene demencia y, en caso afirmativo, en qué grado. Normalmente, durante una consulta en dicha sala están presentes un médico, el paciente y los familiares de este último. La sala tiene una superficie aproximada de 16 m² y todas las superficies de los paramentos son acústicamente muy “duras”: el piso es de madera, las paredes son de hormigón y yeso, y el techo está revestido de paneles de escayola. Esto hace que la sala sea muy reverberante y que la inteligibilidad no sea la adecuada para llevar a cabo la actividad para la que esta está diseñada.

La intervención que se realizó fue cambiar el techo de escayola (“acústicamente reflectante”) por uno fonoabsorbente Clase A. Concretamente, se instaló una solución pegada (debido a limitaciones prácticas) de 20 mm de espesor: Ecophon Focus B. Se realizaron mediciones acústicas antes y después de la instalación del techo. Asimismo, se realizaron cuestionarios cualitativos entre el personal del centro.

ecophon demencia y ruido      ecophon demencia y ruido

Fig. 1 – Consulta objeto de estudio de la cínica en Århus (Dinamarca)

 

Los resultados antes y después de la intervención acústica se presentan en la Fig. 2. Las medidas tras la instalación del techo fonoabsorbente arrojaron una mejora notable tanto del tiempo de reverberación como de la claridad del habla. El código danés de la construcción (BR18) estipula que una sala de este tipo debe cumplir con un tiempo de reverberación inferior a 0.6 segundos (con una variación permitida del 20% para la frecuencia de 125 Hz). Antes de la intervención, la sala no cumplía con el estándar en ninguna de las bandas de frecuencia. No obstante, después de instalar el techo, sí que se cumplió la regulación para todas las bandas de octava superiores a 250 Hz. Asimismo, la claridad del habla mejoró más de 5 dB en muchas frecuencias. Este cambio en el ambiente sonoro puede ser claramente percibido por el oído humano, ya que la mínima diferencia apreciable (JND del inglés just noticeable difference) para la claridad del habla es 1 dB según la ISO 3382-1. Aunque la claridad aún no está regulada en la norma de construcción de casi ningún país para instalaciones sanitarias, es un parámetro muy relevante a la hora de evaluar la calidad sonora de un en espacio destinado a la comunicación, y más si cabe si los pacientes tienen una discapacidad auditiva.

imagegl1j8.pngimage7mz4.png

Fig. 2 – Resultados antes (color gris) y después (color amarillo) de la intervención acústica. Tiempo de reverberación (izquierda) y Claridad del habla (derecha). El tiempo de reverberación se compara con el límite del código danés BR18 (color verde) de 0.6 segundos

 

¿Y qué opina la gente?


Es arriesgado muchas veces confiar solo en mediciones acústicas y extrapolarlo para saber cuál será la percepción subjetiva del espacio. “Escuchamos mucho más que los descriptores acústicos de la sala”. Debido a esto, decidimos llevar a cabo un cuestionario entre el personal del centro. Los resultados mostraron que la intervención acústica produjo una gran diferencia para los médicos. Un médico mencionó que antes del tratamiento el entorno acústico del espacio podía incluso conducir a errores médicos de diagnóstico.
A la pregunta "¿sintió usted (en sí mismo y en sus pacientes) alguna diferencia después de la intervención acústica?”, un médico respondió: “Sentí un gran cambio. Ya no tengo que hacer el mismo esfuerzo para comunicarme o tener que hablar de una cierta manera (...), la conversación después de la intervención acústica es muy relajada. Te sientes como si la habitación te arropase y el confort es mucho mayor. El ambiente en la habitación es mucho más cálido y confortable (...). Esto significa mucho, no solo para mi trabajo sino también para la conversación en sí y los pacientes ".

imagezaspu.png

Fig. 3 – Resultados del cuestionario realizado. En una escala de 1 a 5, donde 1 es “malo” y 5 es “excelente”, ¿cómo siente el acondicionamiento acústico? En color amarillo, respuestas de 3 personas después de la intervención, y en color gris, respuestas de las 3 mismas personas antes de la obra.

 

Claves para un buen diseño de una clínica de demencia


De forma resumida, se puede establecer el siguiente “decálogo” de recomendaciones:
• Aislamiento acústico: trate la envolvente del edificio para bloquear ruido externo como tráfico, circulaciones externas por pasillos, ruidos elevados...
• Pasillos: además del aislamiento para evitar que el ruido penetre en espacios adyacentes, es importante acondicionarlos adecuadamente para evitar la propagación del sonido.
• Diseñe consultas tranquilas, para permitir que la persona con demencia pueda procesar información en un espacio sin demasiados estímulos y para calmar a un paciente que en un entorno hospitalario se suele encontrar nervioso.Considere señales visuales mejoradas para personas con pérdida de audición, ya que estas confían más en el sentido de la vista.
• Utilice la absorción acústica en el techo y preferiblemente también en paredes para mejorar el confort y la comunicación. De lo contrario, los niveles de ruido pueden escalar rápidamente.

 

En resumen…


... un buen acondicionamiento ayuda a garantizar las condiciones óptimas de audición para una persona con demencia, presbiacusia o pérdida auditiva. Para ese fin, es altamente recomendable la instalación de soluciones acústicas fonoabsorbentes Clase A de techo y pared que reduzcan la reverberación y los niveles de ruido y mejoren la claridad del habla. Además de todo lo anterior, si se escoge la solución comercial adecuada, se puede aunar al mismo tiempo, la acústica con los requisitos más exigentes de limpieza, desinfección e higiene, mantenimiento y estética.

 

 

Bibliografía
[1] J. Negreira: Ruido y edad, Hospitecnia, ISSN: 2462-7348, Boletín 22 (22/06/2020).
[2] J. Negreira: Normas acústicas en espacios sanitarios, Hospitecnia. ISSN: 2462-7348. Boletín 37 (28/10/2019).

 

Autor

Juan Negreira, Doctor Ingeniero Acústico, Concept Developer en Saint-Gobain Ecophon España

 

Descárgate el artículo completo en pdf