Las aulas inteligentes hacen que los alumnos se sientan como en casa

Todos nos hemos acostumbrado a los teléfonos inteligentes, los relojes inteligentes y los televisores inteligentes. Pero, ¿aulas inteligentes? Oh si. Un proyecto de investigación en Barcelona ha desarrollado un concepto de espacios de aprendizaje que es muy inteligente. Los alumnos y profesores de las cinco aulas piloto están entusiasmados.

Investigación/Casos de estudio Educación Aulas

Las aulas inteligentes son espacios de aprendizaje que se diseñan a partir de tres dimensiones: pedagógica, ambiental y digital; donde la dimensión pedagógica es la principal. Estas dimensiones se basan en la investigación científica de un proyecto liderado por la Universitat Oberta de Catalunya en Barcelona.

“Las aulas inteligentes permiten el aprendizaje en un entorno que se preocupa por el bienestar de todos y responde a las necesidades pedagógicas”, dice Maria Casanovas Bayo, una de las investigadoras pedagógicas del equipo.

En primer lugar, un aula inteligente no es principalmente un concepto de diseño, no estipula exactamente qué tipo de muebles debe tener o dónde y cómo se supone que deben colocarse. Pero pueden olvidarse del diseño de la vieja escuela con la silla de profesor junto a la pizarra y filas de bancos con sillas apilables para los alumnos. La flexibilidad es el primero de diez principios que define un aula inteligente.

“Un aula inteligente ofrece diferentes formas de estar en el aula. Los alumnos pueden trabajar sentados en el suelo o en un sofá, así como en un banco o una silla. Cada aula es diferente y es el resultado de un proceso de codiseño único junto con la escuela, incluidos los alumnos”, explica Maria Casanovas Bayo.

Doce proyectos en marcha

El proyecto de investigación Aulas Inteligentes se inició en 2016, con la participación de diez investigadores de cuatro universidades diferentes de España. Pronto empezaron a diseñar aulas piloto en escuelas públicas de Cataluña. En 2019, más de 2000 alumnos utilizaban aulas inteligentes en tres escuelas primarias y dos escuelas secundarias. Atrajeron un gran interés en los medios de comunicación y otras escuelas. Hoy en día Aulas Inteligentes no es solo un proyecto de investigación, sino también un negocio de consultoría.

“Hoy tenemos doce proyectos en marcha, uno del Ayuntamiento de Viladecans en Barcelona, incluye once escuelas primarias”, dice Maria Casanovas Bayo.

10 principios para un aula inteligente

Un aula inteligente se basa en diez principios, o factores clave para diseñar espacios de aprendizaje:

  1. Flexibilidad. El diseño y la configuración deben satisfacer todas las necesidades de aprendizaje de diferentes personalidades y condiciones.
  2. Adaptabilidad. El aula y las herramientas educativas de apoyo deben poder responder a la amplia gama de necesidades educativas específicas.
  3. Comodidad. La experiencia de aprendizaje debe considerar el bienestar físico y psicológico. Todos los parámetros ambientales del espacio deben ser controlados y regulados.
  4. Multiplicidad. Los recursos adecuados deben cubrir una amplia gama de propuestas educativas y posibilidades de aprendizaje.
  5. Conectividad. Los dispositivos deben conectarse a Internet de forma sencilla y fácil, con una conexión de máxima calidad.
  6. Personalización. Los alumnos deben identificarse y conectarse con el espacio y las diferentes dinámicas. Debe haber espacio de almacenamiento para sus pertenencias personales.
  7. Organización. Deben existir criterios, estrategias y posibilidades que ayuden a organizar los recursos y elementos del espacio y potenciar su uso, accesibilidad y funcionalidad.
  8. Transparencia. La configuración y la estructura deben estar abiertas al mundo exterior y otros espacios, permitiendo el acceso visual y físico desde el interior al exterior y viceversa. Debe haber vínculos con el mundo exterior.
  9. Seguridad. Todos deben sentirse seguros y protegidos al utilizar los espacios y los elementos que contienen.
  10. Sustentabilidad. Los espacios deben estar diseñados para fomentar la sostenibilidad, el reciclaje y utilizar materias primas no contaminantes, sostenibles y respetuosas con el medio ambiente.

Un cambio cultural es clave

Con estos diez principios en mente, queda claro que las aulas inteligentes no se tratan solo de diseñar un espacio físicamente. Para cumplir con estos principios, se debe cambiar la cultura pedagógica y conductual de la escuela. Eso podría ser un desafío en la implementación de aulas inteligentes. Por otro lado, el aula inteligente apoya el cambio cultural.

“Es necesario crear una cultura en la que los alumnos y los profesores interactúen, se respeten entre sí y comprendan la necesidad de moverse. El aula tradicional es una barrera física y ofrece solo una forma estática de aprendizaje. Algunas escuelas pueden adaptarse con mayor facilidad, otras necesitan trabajar más activamente en el cambio de cultura”, dice María.

format_quote

La investigación sobre cómo aprendemos dice que el movimiento es muy importante. Los alumnos necesitan moverse e interactuar para tener una experiencia de aprendizaje significativa.

Los alumnos necesitan moverse

Se podría pensar que ya son suficientemente inquietos en las escuelas de hoy y que no es una muy buena idea fomentar aún más el movimiento estableciendo un aula "flexible", pero el efecto es el contrario, según María.

“La investigación sobre cómo aprendemos dice que el movimiento es muy importante. Los alumnos necesitan moverse e interactuar para tener una experiencia de aprendizaje significativa. Estarían fascinados si pudieran ver a los alumnos trabajar en un aula inteligente. El ambiente es tranquilo, los alumnos trabajan concentrados en sus proyectos, mientras los profesores se mueven interactuando con ellos. ¡Es una especie de magia ver que esto suceda!".

Los principios de flexibilidad, adaptabilidad y multiplicidad tienen como objetivo asegurar que el aula ofrezca bienestar y control para múltiples tipos de estudiantes. La idea de un aula inteligente es que todos los alumnos, sin importar su personalidad, tengan una buena experiencia de aprendizaje y prosperar en el aula.

“Cuando ofreces diferentes formas de trabajar y estar en el aula, con espacios tanto para el trabajo independiente como colaborativo, de hecho, apoyas diferentes tipos de personalidades y necesidades”.

La importancia del sonido

Cuando hay áreas para trabajos tranquilos y vívidos en el mismo espacio, el entorno sonoro se vuelve crucial. Diferentes materiales, como fonoabsorbentes en el techo, en las paredes, en los paneles, debajo del suelo y en los muebles, son parte de ofrecer un buen ambiente acústico.

"Esto es muy importante, pero, de nuevo, también es necesario trabajar con la cultura y promover una nueva forma de comportamiento. Una forma es establecer acuerdos sobre niveles de voz aceptables. Para respaldar esto, puede instalar dispositivos de medición de sonido, para que los alumnos puedan ver y regular el nivel de ruido por sí mismos”, dice María y continúa:

 “Las buenas condiciones acústicas son importantes, ya que te ayudan a concentrarte y a tener mejores interacciones. Ahora estamos trabajando para medir el impacto de la acústica en los resultados del estudio de los alumnos. Podemos ver efectos en términos de percepción y respuesta de los profesores, pero necesitamos investigar más sobre los efectos acústicos".

format_quote

Los profesores están percibiendo que la atmósfera es más tranquila, calmada y confortable, y que los alumnos están progresando mejor en sus habilidades lectoras, por ejemplo.

Un espacio que cuida

Las aulas piloto se activaron hace un año y medio, luego la pandemia de covid-19 detuvo la mayor parte del proyecto de investigación. Pero ya, la respuesta de alumnos, profesores y padres es muy positiva en general.

“Hemos escuchado que los alumnos sienten que el espacio los cuida, que realmente quieren estar en el aula. Algunos han dicho que se siente como en casa. Los profesores están percibiendo que la atmósfera es más tranquila, calmada y confortable, y que los alumnos están progresando mejor en sus habilidades lectoras, por ejemplo”.

Debido a la situación del covid-19, los investigadores no pueden analizar el proyecto de la manera que quieren. Hasta el momento han obtenido informes de los profesores, para medir su percepción de mejora en comparación con las aulas tradicionales en una escala de 0 a 5. La mayoría de las puntuaciones de los informes estaban entre 4 y 5.

“Es demasiado pronto para decir algo científico sobre los efectos en los resultados del estudio. Necesitamos contrastarlo con grupos focales, observaciones sistemáticas y datos cuantitativos a largo plazo. Continuaremos esta investigación en cuanto mejore la situación”, concluye Maria Casanovas Bayo.

 

Texto: Lars Wirtén