El concepto de calma

En el Hospital General Sandwell de Birmingham, Inglaterra, se reemplazó el antiguo techo de metal sin perforar por un techo fonoabsorbente Clase A, lo que redujo a la mitad el nivel de ruido en los pasillos de Priory Ward 4. 
Diseño y personas Entornos sanitarios

Cuando el Hospital General de Sandwell se embarcó en el proyecto para renovar el Distrito 4 del Priorato, Cundall realizó mediciones de los niveles de ruido antes y después. Antes de la remodelación, el techo consistía en tejas metálicas sin perforar, comunes en los hospitales más antiguos.

Era un ambiente bastante ruidoso, ya que todas las superficies eran lisas con acabados duros. La única absorción provenía de cortinas que separaban el pasillo de las salas.

Debido a la limitación de las pruebas en un entorno hospitalario en funcionamiento, solo se permitieron cambios en el techo en el área del pasillo. Sin embargo, solo esta acción produjo una mejora significativa en la acústica tanto en el pasillo como en la sala.

“La conclusión bastante simple y obvia es que el área del pasillo se volvió más tranquila. Una de las razones es que el sonido no viaja tan fácilmente como lo hacía antes", explica Andrew Parkin. “Nuestro informe muestra que una simple remodelación puede tener un impacto bastante profundo. El nivel de ruido de la actividad se redujo hasta en ocho decibelios, que se percibe como casi la mitad".

 

Dentro del área de pasillo restaurada, la antigua sala de enfermería ha sido reemplazada por una estancia de planta abierta. Al mejorar las líneas de visión y el acceso a los pacientes, se podría esperar que fuera más ruidoso que el diseño anterior, pero los niveles de ruido son aún más bajos.

"En la sala de enfermería hay gente hablando, sonando los teléfonos, las alarmas, abriendo y cerrando los contenedores, etc. La mayoría de estos sonidos son de corta duración y ahora se reducen. El sonido se absorbe más rápidamente y recorre distancias más cortas".

Según Andrew Parkin, la acústica de los pasillos en los entornos sanitarios es un problema subestimado y pasado por alto. Un factor de gran importancia es el control de infecciones. "Algunos gerentes de hospitales piensan que no se puede absorber el sonido porque dificulta el control de infecciones. Pero realmente puedes combinar la absorción acústica y el control de infecciones. Se trata de educar a las personas adecuadas para que la absorción del sonido y el control de la infección puedan coexistir".

Andrew Parkin habla sobre "el concepto de calma", identificando esto como el hallazgo clave en el informe. La simple introducción de absorbentes cambia el ambiente general del espacio. "Esto es difícil de cuantificar objetivamente, pero se refleja mejor en el ruido de fondo", explica. “Cuando los espacios son reverberantes, hay una tendencia a que el ruido se acumule, y que las personas hablen más alto para ser escuchadas por encima del ruido. Con una reverberación bien controlada, las personas tienden a ser más tranquilas, ya sea consciente o inconscientemente. Aunque el nivel de ruido de fondo se reducirá en solo tres o cuatro decibelios, los factores humanos hacen que la reducción general de ruido sea mucho más significativa".

Andrew Parkin utiliza el estudio de Essex sobre entornos educativos como ejemplo. “Ese estudio muestra que una mejor acústica tiene un impacto tan positivo que va más allá de los aspectos físicos. Todo el lugar se vuelve más tranquilo, la gente se comporta mejor y simplemente se convierte en un mejor entorno en el que estar.”

Esta animación explica por qué el ambiente en el Hospital General Sandwell se percibe ahora menos ruidoso que antes:

 

Texto: Lars Wirtén

 

 

¿Te ha gustado el artículo?

Este artículo es de la revista ECO por un Diseño Sostenible- edición sanidad. Si te ha gustado y quieres leer artículos similares y tener una experiencia más interactiva, puedes: 
Leer la revista completa online
Descargarla en tu iPad 
Descargarla en tu tablet Android